Google +

Ratio:  / 2
MaloBueno 
 


 


vista arrabal sandiego demoArrabal de San Diego.

 

La urbanización del Arrabal de San Diego/Barrio-universitario  fue el primer indicio preocupante de la orientación que el nuevo ayuntamiento (1995) pensaba dar a la ciudad histórica. En contra de lo previsto en el Plan Urban que habia hecho posible la  reconstrucción del hospital de marina y los accesos al Peri, que era la parte más costosa, y en contra de la práctica habitual en las ciudades históricas que, consecuentemente con la ley de patrimonio, evitaba las remodelaciones urbanas, el ayuntamiento de Cartagena se planteo una operación de expropiación-demolición-venta del suelo urbano que arrasó todo el el Peri desde la plaza del lago al hospital y desde la calle Gisbert a la muralla de Carlos III (Este).
Esta operación fue aprobada por la Dirección General de Cultura, a pesar de muchas tensiones y discrepancias con Urbanismo de Cartagena que trascendieron a la prensa.

El planteamiento urbanistico adoptado para el Arrabal de San Diego fue aplicado identicamente en el Peri del Montesacro y en el Molinete, afectando a más del 40% de la superficie total de Cartagena que había sido declarada BIC por el RD 30/46/80.

 

 Ver artículo: "Adiós a la plaza del Lago"

 

 

 

 

Principales documentos del expediente

 

Nº Doc

Fecha

Documento

Observaciones

Enlace

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

+ Galería fotográfica

 

De la importancia de la modificación de trama en el Arrabal de San Diego dan cuenta las fotos de la siguiente galeria, que son obra de Moises Ruiz Cantero. El arrabal de San Diego no sólo fue modificado en superficie sino en profundidad  destrozando cualquier vestigio que pudiera quedar de civilizaciones anteriores. Unicamente se ha protegido en todo el Peri un trocito de calzada romana en la parte baja del boulevard próximo a la plaza del lago. Solamente se exigió excavacióna la Universidad Politécnica en el solar de la casa del estudiante, que es la única fachada protegida que resta en todo el boulevard.

 

 

stop view
/

      La modificación de la trama histórica en el arrabal de San Diego es uno de los atentados más importantes de los muchos que ha sufrido el conjunto histórico de Cartagena en su historia. Por ello forma parte del cementerio de culturas.


      logo cementerio culturas

       

       

      Arrabal de San Diego

       

      Barrio universitario

       

       

      Ficha nº

       

      1

      Promotor del atentado

       

      Ayuntamiento de Cartagena. (Actuó como expropiador a través de Casco antiguo SA y luego lo entregó a una empresa privada)

      Grado de protección que tenía el bien

       

      Bic (Por formar parte del entorno del conjunto histórico de Cartagena

      Normativa por la que estaba protegido el bien

      Ley 16/85 del patrimonio histórico español

      RD 3046/80 de declaración del conjunto histórico de Cartagena.

      Grado de alteración que ha sufrido el bien

      El barrio fue completamente arrasado asi como un lateral de la plaza del Lago. Se abrió un boulevard en el centro del barrio, entre las calles Alto y Angel. Es decir: vaciado de la trama urbana

      Observaciones

       La actuación en el arrabal de San Diego es indicativa de las intenciones con las que el nuevo ayuntamiento (1994) se enfrentó al tratamiento urbanistico de Cartagena que era BIC en su totalidad. Lo primero que se hizo fue anular el plan Urban que habia permitido recuperar los accesos al Peri por la parte de la muralla del mar y rehabilitar el antiguo hospital de marina. A continuación se planificó la destrucción de la trama histórica del peri en contra de lo establecido por la Ley de Patrimonio histórico, con la ayuda de la Dirección General de Cultura de la Región de Murcia. Y en tercer lugar se creó una sociedad anónima municipal, Casco Antiguo, que utilizó  los mecanismos expropiatorios públicos para expulsar a los propietarios y privatizar la ciudad con fines especulativos. El tema esta actualmente en los tribunales de justicia.

       

      La metodología establecida en este Peri se aplicó posteriormente al Molinete y al Monte Sacro (En total, un 40% de la ciudad histórica, aproximadamente) con resultados tan letales para el patrimonio histórico como el del Arrabal de San Diego y tan ruinosos para el Ayuntamiento de Cartagena. La deuda contraida por el Ayuntamiento de Cartagena en esas operaciones supera los 30 millones de euros.

       

      La gestión urbanística del Arrabal de San Diego ha llegado finalmente a los tribunales porque, al parecer, el ayuntamiento no percibió las plusvalias urbanisticas que le habrían correspondido.

       

      Leer + información en este mismo dossier

       

       

       

      Localización

       

       

       

       

       

       

       

       

       

      El arrabal de San Diego estaba situado entre las calles San Diego, Gisbert, Muralla del mar y Muralla del Mar (Pza Bastarreche). Esta señalado en el plano ampliado del cementerio

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

      + Información

       

      3.2.c) 1993. Programas Europan y Urban. Restauración de grandes monumentos: Hospital de marina, Muralla y Casa Consistorial. Urbanismo histórico (Capítulo de "La ciudad borrada", de J.M.Margalef)

       

      Uno de los defectos principales del Plan General del 87 y el que más consecuencias ha tenido ha sido siempre la ausencia de medidas económicas de apoyo a la recuperación del conjunto histórico. Como ya hemos dicho la situación económica de Cartagena era muy mala cuando se diseñó el plan y siguió siendo mala durante los años siguientes. Ese contexto económico determinó con toda probabilidad que los diseñadores del Plan se fijaran poco en los aspectos socio-económicos y demasiado en las facetas técnicas de la protección del patrimonio. Fue un lamentable error de grandes consecuencias porque se pensó más en los elementos inmuebles o urbanos que en los habitantes que son los que habrían podido recuperar mejor la ciudad desde dentro.

      Parte de las medidas económicas que faltaban en el Plan General del 87 vinieron de la mano del Plan Especial de Cartagena de 1993 que promovió el alcalde socialista José Antonio Alonso como una salida a la crisis. Plan que, a pesar de su nombre, no era un Plan específico de protección del Patrimonio sino económico.

      Sin embargo dentro de este Plan Especial había dos grandes bloques relacionados con el Patrimonio histórico. Uno, la recuperación de grandes monumentos como la Muralla de Carlos III y la Casa Consistorial que fueron financiados por el Ministerio de Fomento con cargo al 1% cultural. Y dos, la participación en la iniciativa europea Urban en 1994 1 -¡Léase atentamente, por favor!- con un proyecto de recuperación del conjunto histórico a partir de la instalación de una Universidad Politécnica que actuaría de elemento estructurador2.

      De este plan especial se ha seguido beneficiando Cartagena en los últimos años en muchos aspectos, aún después de que el PSOE perdiera las elecciones, excepto en su faceta urbanística histórica. El desarrollo posterior del URBAN ya con gobiernos populares es muy ilustrativo de cómo un proceso que toma como excusa la ciudad histórica puede llegar a desvirtuarse hasta el punto que hemos alcanzado en este tema.

      Cartagena también participó y obtuvo el premio EUROPAN IV en 1993 con una “Iniciativa europea de la fabrica de la luz” (1993). EUROPAN es una federación que reúne a distintas organizaciones nacionales de arquitectura en toda Europa con un fin común: realizar cada 2 o 3 años concursos de arquitectura para jóvenes profesionales, bajo un mismo lema. Cada país participante propone, en colaboración con los municipios, emplazamientos que plantean problemáticas relevantes a los temas propuestos, y en donde los arquitectos menores de 40 años, en forma individual o en grupo, aportan sus ideas. El lema de la convocatoria era "Construir la ciudad sobre la ciudad. Transformación de áreas urbanas contemporáneas".3 Las propuestas premiadas de Cartagena para la Fabrica de la Luz cayeron en el olvido con la llegada “providencial” del Corte Inglés.

      El URBAN parecía hecho a la medida de Cartagena porque estaba destinado a “zonas urbanas del interior de las ciudades con más de 100.000 habitantes que hubieran pasado por la crisis industrial y que tuvieran unas características socioeconómicas especiales (tamaño de población mínimo, alto índice de desempleo, un tejido urbano deteriorado, malas condiciones de vivienda y falta de instalaciones sociales. La idea central del Urban era que: «Los problemas urbanos deben tratarse de forma integrada, fomentando la creación de empresas, mejorando las infraestructuras y el entorno físico y proporcionando una formación profesional acorde con las necesidades4

      Cartagena concursó y consiguió entrar en el Plan Urban obteniendo ayudas para el proyecto de revitalización del barrio situado en torno a la antigua Puerta del Ángel y el arrabal de San Diego, apoyado en la instalación de la Universidad politécnica en el centro de la ciudad, en antiguos cuarteles e instalaciones de defensa, que actuarían de elementos estructuradores. El arrabal de San Diego ya era un barrio desfavorecido y abandonado donde la ruina había comenzado hacia tiempo y nadie se había encargado de pararla.

      Con la iniciativa URBAN se pretendía abordar a la vez todos los problemas de un barrio desfavorecido y se intentaba favorecer la creación de empresas, la orientación de personas hacia formaciones adecuadas, la mejora de las infraestructuras, la protección del medio ambiente, el fomento de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la creación de equipos sociales y cualquier otra medida complementaria que se considerara prioritaria. Se trataba por tanto de un plan de choque en sentido pleno cuya filosofía debía haber adoptado el PEPRI de 2005 por su rigor y seriedad.

      El proyecto tenía dos facetas claramente diferenciadas: las orientadas al ámbito de la sociedad en materia de empleo y carácter social, y las urbanísticas propiamente dichas. Entre las urbanísticas se incluyó todo lo relativo a los accesos al Hospital y al cuartel de Antiguones. La zona urbana, desde la plaza de las culturas hasta la Calle San Diego y Plaza del Lago, recibió el nombre de P.E.R.I. CA4 o P.E.R.I. de la Universidad.

      El proyecto fue posible gracias a un acuerdo con el Ministerio de Defensa que cedió el Antiguo Hospital de Marina y el cuartel de Antiguones y los terrenos circundantes, al Ayuntamiento de Cartagena. La restauración del Hospital se acometería posteriormente con fondos del Plan Especial de Cartagena.

      El conjunto de actuaciones URBAN se programó con un presupuesto total de 2.261,4 millones de pesetas, de los que 1.580 provenían de los Fondos URBAN y el resto de otros agentes públicos.

      Los objetivos específicos de este plan eran: 1) Acondicionamiento de accesos al P.E.R.I. de la Universidad; 2) Aprobación del P.E.R.I. CA4, procurando que el P.E.R.I. actúe como revitalizador del Conjunto histórico. 3) Impulsar la actividad económica y la generación de empleo en la zona del P.E.R.I. CA4.y 4) Potenciar la vertebración social de la comunidad, mejorando las condiciones de vida de la población y favoreciendo la integración social y el desarrollo comunitario.

      De todos estos objetivos sólo se cumplió el acondicionamiento de los accesos al P.E.R.I. CA4 y la restauración de los edificios del antiguo Hospital de marina .Recientemente ha terminado la restauración del cuartel de Antiguones con cargo a los presupuestos de la Universidad Politécnica.

      El logro aunque incompleto no fue pequeño porque sólo el Hospital de Marina y su entorno recibió para su restauración unos 3600 millones de pesetas, que es el equivalente a todo el dinero empleado en la recuperación del patrimonio histórico de toda la región desde 1984 a 1995.

      Lo lamentable fue que todos los demás objetivos del URBAN que eran fundamentales para la recuperación del Conjunto histórico se obviaron lamentablemente y se dejó perder la mejor ocasión que hemos tenido en Cartagena para empezar a recuperar el Conjunto histórico urbano sin arrasarlo como se está haciendo finalmente.

      No hubo pues promoción económica ni desarrollo del empleo ni se abordó la problemática social concreta de la zona a través de las “actuaciones de integración social y desarrollo comunitario”, actuaciones que se estructuraban en torno a dos ejes que citamos por su concreción e interés:

      ..— En primer lugar, abrir procesos de integración social facilitando respuestas a problemas concretos de diferentes sectores de población: familias que viven una situación más precaria, sectores con viviendas en muy mal estado, niños no escolarizados, mujeres en situación de exclusión social, drogodependientes, etc.

      En segundo lugar, promover la vertebración del tejido social, de modo que se incremente la capacidad de la propia comunidad de participar en la resolución de sus problemas.”

       

      Nada de esto se llevó a cabo. El Ayuntamiento de Cartagena, gobernado por el Partido Popular a partir de 1994 anuló el P.E.R.I. ya aprobado, que conservaba la trama urbana respondiendo a los criterios establecidos por la Ley de Patrimonio y que había sido informado favorablemente por el Consejo Asesor de Patrimonio regional, e inició otro P.E.R.I. para el que se consiguió la modificación de trama de la Dirección General de Cultura. El objetivo de ese cambio de trama era abrir un boulevard que uniera la Plaza del Lago con la llamada Plaza de las culturas, detrás del Hospital de Marina y frente a Antiguones. Por lo visto era indispensable abrir una brecha inmensa, y a nuestro juicio innecesaria, entre la calle del Ángel y la calle del Alto destruyendo todas la manzanas existentes y desmontar un lateral de la Plaza del Lago(Fig. 8). Ninguna razón urbanística justificaba esta gran avenida de pendiente excesiva (Fig. 9) porque el flujo de tráfico desde el Casco a la Universidad nunca exigirá tanta amplitud. La Dirección General de Cultura aprobó imprudentemente la modificación de trama urbana que es algo prohibido en la Ley de Patrimonio histórico y “Casco Antiguo S.A.”, empresa de la que luego hablaremos, se lanzó a expropiar, demoler y concentrar suelo con la excusa del Barrio universitario.

       

       

      Fig 8. La plaza de la Merced o del Lago antes y después de ser desfondada

       

       

      Fig. 9. Nuevo boulevard en el Peri Ca4

       

      Otra prueba de los incumplimientos del Plan del Urban fue el famoso pabellón deportivo que era una instalación necesaria en una zona en la que se suponía que iban a vivir universitarios y que podría haber servido para reanimar el barrio con nuevos servicios. Este pabellón estaba situado inicialmente en la parte alta de la Calle del Ángel, cerca de la plaza de toros. Pues bien, los nuevos gestores municipales lo trasladaron “por decreto” a un pequeño terreno existente frente al edificio administrativo del Ayuntamiento. Un terreno exiguo en el que a malas penas cabía el pabellón y que quedaba lejos de la zona universitaria. Para mayor escarnio el pabellón que no fue recibido en principio por los propios servicios municipales por problemas estructurales, fue “endosado” para su mantenimiento a la universidad y el terreno que iba a ocupar en el PERI CA4 fue vendido nuevamente, para mayor escarnio, a la misma universidad que sirvió de excusa para el PERI y que se había hecho cargo del Pabellón Urban.

      ¿Cabe mejor ejemplo de instrumentalización y tergiversación de un plan que debía haber servido para regenerar el arrabal de San Diego? (Fig. 10)

       

       

       

      Fig. 10. El pabellón del Urban. Empotrado de mala manera en un solar insuficiente a espaldas del Monte Sacro

       

      No solamente se incumplieron todos los objetivos sociales y económicos de revitalización de zona histórica que preveía el URBAN sino que ni siquiera se atendió la petición de la Dirección General de Cultura de cerrar la plaza del Lago, en lo que era, por cierto, la única matización que este organismo había hecho al arrasamiento del Antiguo Arrabal de San Diego y Puerta del Ángel.

      Puede decirse que fue la Dirección General de Cultura la que abrió la caja de los truenos con su aprobación a la modificación de trama en el P.E.R.I. CA4 porque incumplió el primer mandamiento del decálogo conservador de ciudades históricas que es “no romper la trama urbana”. La Ley de patrimonio en el articulo 21 3. es muy clara al respecto y el ayuntamiento de Cartagena no podía ignorarlo porque el mismo párrafo aparece citado en el Plan General del 87:

      La conservación de los Conjuntos Históricos declarados Bienes de Interés Cultural comporta el mantenimiento de la estructura urbana y arquitectónica, así como de las características generales de su ambiente. Se considerarán excepcionales las sustituciones de inmuebles, aunque sean parciales, y sólo podrán realizarse en la medida en que contribuyan a la conservación general del carácter del Conjunto. En todo caso, se mantendrán las alineaciones urbanas existentes

      Solamente, en casos excepcionales, la ley permite remodelaciones urbanas en conjuntos históricos:

      Excepcionalmente, el Plan de protección de un Conjunto Histórico podrá permitir remodelaciones urbanas, pero sólo en caso de que impliquen una mejora de sus relaciones con el entorno territorial o urbano o eviten los usos degradantes para el propio Conjunto” (Art. 21.2).

       

      La experiencia del P.E.R.I. CA4 demuestra la importancia de tener convicciones firmes en la gestión en el urbanismo histórico y la inutilidad de los planes de reforma interior en la urbanización de las ciudades históricas. El equipo de gobierno del ayuntamiento de Cartagena, la Dirección General de Cultura y la Sociedad Casco antiguo se saltaron consensuadamente todos los principios científicos de conservación de conjuntos históricos y algunos principios legales (empezando por su propio plan General) y con ello han conseguido renovar el tejido urbano a costa de destruir incluso las trazas de la ciudad histórica. Para rematar la faena las obras que se llevan a cabo en el Barrio mal llamado universitario están realizando un desmonte brutal que destrozará incluso la traza subterránea del antiguo arrabal de San Diego y la Puerta del Ángel. (Fig. 11)

       

       

       

       

      Fig. 11. Excavación de un aparcamiento subterráneo en la antigua Puerta del Ángel. Después de la destrucción de la trama histórica viene la excavación del subsuelo.

       

      El Peri CA4 ejemplifica a la perfección el urbanismo destructor de la ciudad histórica y está sirviendo de “ejemplo” para el Monte Sacro. Inquieta pensar que este podría ser el modelo a seguir en el resto del Conjunto histórico.

      Las imágenes hablan por si mismas.

       

       

      Fig. 12. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

       

      Fig. 13. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

       

      Fig. 14. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

      El “ejemplo” del Peri CA4 de destrucción de la trama urbana superficial y subterránea de la ciudad histórica ha sido aplicado repetido en la Plaza del Par donde se construye un gigantesco aparcamiento subterráneo que hace peligrar la estabilidad de los edificios colindantes y de la Calle Sagasti. Todo ello en pleno centro de la ciudad histórica y en un solar que con anterioridad a la construcción del arsenal y de la calle Real fue un arenal.

       

      Fig. 15. Construcción de un aparcamiento en la Plaza del Par

       

      La construcción del nuevo auditorio de Cartagena (Fig. 16) también en terrenos ganados al mar constituye, además de una temeridad arquitectónica y de un derroche económico por los enormes sobrecostes que conlleva la ubicación elegida, un ejercicio de desprecio del patrimonio histórico. Por una parte se construye una nueva barrera entre el mar y la ciudad en una zona en la que se han invertido enormes sumas de dinero para la recuperación del propio puerto, de la muralla de Carlos III, del antiguo hospital de marina y del cuartel de Antiguones. Por otra se ignoran otras ubicaciones posibles que habrían podido contribuir a la recuperación de la ciudad histórica. Como en el caso del pabellón del Urban se desplazan infraestructuras que podrían contribuir a la recuperación urbana para dejar más espacio la especulación que en los últimos años y para mayor escarnio es liderada por el propio ayuntamiento a través de la sociedad “Casco Antiguo S.A.”.

       

       

      Fig. 16. Construcción del nuevo auditorio en el muelle de Alfonso XII

       

      1 1997 Comisión de las Comunidades Europeas (CCE) (1997d) La Europa de las ciudades: actuaciones comunitarias en el marco urbano. (Oficina de publicaciones de la CE.)

      2 El subrayado es muy importante porque es la primera y única vez en la historia de Cartagena que en un plan de estas características se habla de recuperación verosímil y completa del conjunto histórico

      3 Edición Especial coproducida por EUROPAN España, el Ayuntamiento de Cartagena y la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Región de Murcia Libro temático de los proyectos presentados en el emplazamiento de la "Fábrica de la Luz", en Cartagena, ciudad participante en la cuarta edición de los concursos europeos para jóvenes arquitectos.

      4 Punto sexto del apartado I. Ámbitos y objetivos de la Comunicación de los Estados Miembros (94/C180/02

       

       

       

       

      3.2.c) 1993. Programas Europan y Urban. Restauración de grandes monumentos: Hospital de marina, Muralla y Casa Consistorial. Urbanismo histórico

       

      Uno de los defectos principales del Plan General del 87 y el que más consecuencias ha tenido ha sido siempre la ausencia de medidas económicas de apoyo a la recuperación del conjunto histórico. Como ya hemos dicho la situación económica de Cartagena era muy mala cuando se diseñó el plan y siguió siendo mala durante los años siguientes. Ese contexto económico determinó con toda probabilidad que los diseñadores del Plan se fijaran poco en los aspectos socio-económicos y demasiado en las facetas técnicas de la protección del patrimonio. Fue un lamentable error de grandes consecuencias porque se pensó más en los elementos inmuebles o urbanos que en los habitantes que son los que habrían podido recuperar mejor la ciudad desde dentro.

       

      Parte de las medidas económicas que faltaban en el Plan General del 87 vinieron de la mano del Plan Especial de Cartagena de 1993 que promovió el alcalde socialista José Antonio Alonso como una salida a la crisis. Plan que, a pesar de su nombre, no era un Plan específico de protección del Patrimonio sino económico.

       

      Sin embargo dentro de este Plan Especial había dos grandes bloques relacionados con el Patrimonio histórico. Uno, la recuperación de grandes monumentos como la Muralla de Carlos III y la Casa Consistorial que fueron financiados por el Ministerio de Fomento con cargo al 1% cultural. Y dos, la participación en la iniciativa europea Urban en 1994 1 -¡Léase atentamente, por favor!- con un proyecto de recuperación del conjunto histórico a partir de la instalación de una Universidad Politécnica que actuaría de elemento estructurador2.

       

      De este plan especial se ha seguido beneficiando Cartagena en los últimos años en muchos aspectos, aún después de que el PSOE perdiera las elecciones, excepto en su faceta urbanística histórica. El desarrollo posterior del URBAN ya con gobiernos populares es muy ilustrativo de cómo un proceso que toma como excusa la ciudad histórica puede llegar a desvirtuarse hasta el punto que hemos alcanzado en este tema.

       

      Cartagena también participó y obtuvo el premio EUROPAN IV en 1993 con una “Iniciativa europea de la fabrica de la luz” (1993). EUROPAN es una federación que reúne a distintas organizaciones nacionales de arquitectura en toda Europa con un fin común: realizar cada 2 o 3 años concursos de arquitectura para jóvenes profesionales, bajo un mismo lema. Cada país participante propone, en colaboración con los municipios, emplazamientos que plantean problemáticas relevantes a los temas propuestos, y en donde los arquitectos menores de 40 años, en forma individual o en grupo, aportan sus ideas. El lema de la convocatoria era "Construir la ciudad sobre la ciudad. Transformación de áreas urbanas contemporáneas".3 Las propuestas premiadas de Cartagena para la Fabrica de la Luz cayeron en el olvido con la llegada “providencial” del Corte Inglés.

       

      El URBAN parecía hecho a la medida de Cartagena porque estaba destinado a “zonas urbanas del interior de las ciudades con más de 100.000 habitantes que hubieran pasado por la crisis industrial y que tuvieran unas características socioeconómicas especiales (tamaño de población mínimo, alto índice de desempleo, un tejido urbano deteriorado, malas condiciones de vivienda y falta de instalaciones sociales. La idea central del Urban era que: «Los problemas urbanos deben tratarse de forma integrada, fomentando la creación de empresas, mejorando las infraestructuras y el entorno físico y proporcionando una formación profesional acorde con las necesidades4

       

      Cartagena concursó y consiguió entrar en el Plan Urban obteniendo ayudas para el proyecto de revitalización del barrio situado en torno a la antigua Puerta del Ángel y el arrabal de San Diego, apoyado en la instalación de la Universidad politécnica en el centro de la ciudad, en antiguos cuarteles e instalaciones de defensa, que actuarían de elementos estructuradores. El arrabal de San Diego ya era un barrio desfavorecido y abandonado donde la ruina había comenzado hacia tiempo y nadie se había encargado de pararla.

       

      Con la iniciativa URBAN se pretendía abordar a la vez todos los problemas de un barrio desfavorecido y se intentaba favorecer la creación de empresas, la orientación de personas hacia formaciones adecuadas, la mejora de las infraestructuras, la protección del medio ambiente, el fomento de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la creación de equipos sociales y cualquier otra medida complementaria que se considerara prioritaria. Se trataba por tanto de un plan de choque en sentido pleno cuya filosofía debía haber adoptado el PEPRI de 2005 por su rigor y seriedad.

       

      El proyecto tenía dos facetas claramente diferenciadas: las orientadas al ámbito de la sociedad en materia de empleo y carácter social, y las urbanísticas propiamente dichas. Entre las urbanísticas se incluyó todo lo relativo a los accesos al Hospital y al cuartel de Antiguones. La zona urbana, desde la plaza de las culturas hasta la Calle San Diego y Plaza del Lago, recibió el nombre de P.E.R.I. CA4 o P.E.R.I. de la Universidad.

       

      El proyecto fue posible gracias a un acuerdo con el Ministerio de Defensa que cedió el Antiguo Hospital de Marina y el cuartel de Antiguones y los terrenos circundantes, al Ayuntamiento de Cartagena. La restauración del Hospital se acometería posteriormente con fondos del Plan Especial de Cartagena.

       

      El conjunto de actuaciones URBAN se programó con un presupuesto total de 2.261,4 millones de pesetas, de los que 1.580 provenían de los Fondos URBAN y el resto de otros agentes públicos.

       

      Los objetivos específicos de este plan eran: 1) Acondicionamiento de accesos al P.E.R.I. de la Universidad; 2) Aprobación del P.E.R.I. CA4, procurando que el P.E.R.I. actúe como revitalizador del Conjunto histórico. 3) Impulsar la actividad económica y la generación de empleo en la zona del P.E.R.I. CA4.y 4) Potenciar la vertebración social de la comunidad, mejorando las condiciones de vida de la población y favoreciendo la integración social y el desarrollo comunitario.

       

      De todos estos objetivos sólo se cumplió el acondicionamiento de los accesos al P.E.R.I. CA4 y la restauración de los edificios del antiguo Hospital de marina .Recientemente ha terminado la restauración del cuartel de Antiguones con cargo a los presupuestos de la Universidad Politécnica.

       

      El logro aunque incompleto no fue pequeño porque sólo el Hospital de Marina y su entorno recibió para su restauración unos 3600 millones de pesetas, que es el equivalente a todo el dinero empleado en la recuperación del patrimonio histórico de toda la región desde 1984 a 1995.

       

      Lo lamentable fue que todos los demás objetivos del URBAN que eran fundamentales para la recuperación del Conjunto histórico se obviaron lamentablemente y se dejó perder la mejor ocasión que hemos tenido en Cartagena para empezar a recuperar el Conjunto histórico urbano sin arrasarlo como se está haciendo finalmente.

       

      No hubo pues promoción económica ni desarrollo del empleo ni se abordó la problemática social concreta de la zona a través de las “actuaciones de integración social y desarrollo comunitario”, actuaciones que se estructuraban en torno a dos ejes que citamos por su concreción e interés:

       

      ..— En primer lugar, abrir procesos de integración social facilitando respuestas a problemas concretos de diferentes sectores de población: familias que viven una situación más precaria, sectores con viviendas en muy mal estado, niños no escolarizados, mujeres en situación de exclusión social, drogodependientes, etc.

       

      En segundo lugar, promover la vertebración del tejido social, de modo que se incremente la capacidad de la propia comunidad de participar en la resolución de sus problemas.”

       

       

       

      Nada de esto se llevó a cabo. El Ayuntamiento de Cartagena, gobernado por el Partido Popular a partir de 1994 anuló el P.E.R.I. ya aprobado, que conservaba la trama urbana respondiendo a los criterios establecidos por la Ley de Patrimonio y que había sido informado favorablemente por el Consejo Asesor de Patrimonio regional, e inició otro P.E.R.I. para el que se consiguió la modificación de trama de la Dirección General de Cultura. El objetivo de ese cambio de trama era abrir un boulevard que uniera la Plaza del Lago con la llamada Plaza de las culturas, detrás del Hospital de Marina y frente a Antiguones. Por lo visto era indispensable abrir una brecha inmensa, y a nuestro juicio innecesaria, entre la calle del Ángel y la calle del Alto destruyendo todas la manzanas existentes y desmontar un lateral de la Plaza del Lago(Fig. 8). Ninguna razón urbanística justificaba esta gran avenida de pendiente excesiva (Fig. 9) porque el flujo de tráfico desde el Casco a la Universidad nunca exigirá tanta amplitud. La Dirección General de Cultura aprobó imprudentemente la modificación de trama urbana que es algo prohibido en la Ley de Patrimonio histórico y “Casco Antiguo S.A.”, empresa de la que luego hablaremos, se lanzó a expropiar, demoler y concentrar suelo con la excusa del Barrio universitario.

       

       

       

       

      Fig 8. La plaza de la Merced o del Lago antes y después de ser desfondada

       

       

       

       

      Fig. 9. Nuevo boulevard en el Peri Ca4

       

       

       

      Otra prueba de los incumplimientos del Plan del Urban fue el famoso pabellón deportivo que era una instalación necesaria en una zona en la que se suponía que iban a vivir universitarios y que podría haber servido para reanimar el barrio con nuevos servicios. Este pabellón estaba situado inicialmente en la parte alta de la Calle del Ángel, cerca de la plaza de toros. Pues bien, los nuevos gestores municipales lo trasladaron “por decreto” a un pequeño terreno existente frente al edificio administrativo del Ayuntamiento. Un terreno exiguo en el que a malas penas cabía el pabellón y que quedaba lejos de la zona universitaria. Para mayor escarnio el pabellón que no fue recibido en principio por los propios servicios municipales por problemas estructurales, fue “endosado” para su mantenimiento a la universidad y el terreno que iba a ocupar en el PERI CA4 fue vendido nuevamente, para mayor escarnio, a la misma universidad que sirvió de excusa para el PERI y que se había hecho cargo del Pabellón Urban.

       

      ¿Cabe mejor ejemplo de instrumentalización y tergiversación de un plan que debía haber servido para regenerar el arrabal de San Diego? (Fig. 10)

       

       

       

       

       

      Fig. 10. El pabellón del Urban. Empotrado de mala manera en un solar insuficiente a espaldas del Monte Sacro

       

       

       

      No solamente se incumplieron todos los objetivos sociales y económicos de revitalización de zona histórica que preveía el URBAN sino que ni siquiera se atendió la petición de la Dirección General de Cultura de cerrar la plaza del Lago, en lo que era, por cierto, la única matización que este organismo había hecho al arrasamiento del Antiguo Arrabal de San Diego y Puerta del Ángel.

       

      Puede decirse que fue la Dirección General de Cultura la que abrió la caja de los truenos con su aprobación a la modificación de trama en el P.E.R.I. CA4 porque incumplió el primer mandamiento del decálogo conservador de ciudades históricas que es “no romper la trama urbana”. La Ley de patrimonio en el articulo 21 3. es muy clara al respecto y el ayuntamiento de Cartagena no podía ignorarlo porque el mismo párrafo aparece citado en el Plan General del 87:

       

      La conservación de los Conjuntos Históricos declarados Bienes de Interés Cultural comporta el mantenimiento de la estructura urbana y arquitectónica, así como de las características generales de su ambiente. Se considerarán excepcionales las sustituciones de inmuebles, aunque sean parciales, y sólo podrán realizarse en la medida en que contribuyan a la conservación general del carácter del Conjunto. En todo caso, se mantendrán las alineaciones urbanas existentes

       

      Solamente, en casos excepcionales, la ley permite remodelaciones urbanas en conjuntos históricos:

       

      Excepcionalmente, el Plan de protección de un Conjunto Histórico podrá permitir remodelaciones urbanas, pero sólo en caso de que impliquen una mejora de sus relaciones con el entorno territorial o urbano o eviten los usos degradantes para el propio Conjunto” (Art. 21.2).

       

       

       

      La experiencia del P.E.R.I. CA4 demuestra la importancia de tener convicciones firmes en la gestión en el urbanismo histórico y la inutilidad de los planes de reforma interior en la urbanización de las ciudades históricas. El equipo de gobierno del ayuntamiento de Cartagena, la Dirección General de Cultura y la Sociedad Casco antiguo se saltaron consensuadamente todos los principios científicos de conservación de conjuntos históricos y algunos principios legales (empezando por su propio plan General) y con ello han conseguido renovar el tejido urbano a costa de destruir incluso las trazas de la ciudad histórica. Para rematar la faena las obras que se llevan a cabo en el Barrio mal llamado universitario están realizando un desmonte brutal que destrozará incluso la traza subterránea del antiguo arrabal de San Diego y la Puerta del Ángel. (Fig. 11)

       

       

       

       

       

       

       

      Fig. 11. Excavación de un aparcamiento subterráneo en la antigua Puerta del Ángel. Después de la destrucción de la trama histórica viene la excavación del subsuelo.

       

       

       

      El Peri CA4 ejemplifica a la perfección el urbanismo destructor de la ciudad histórica y está sirviendo de “ejemplo” para el Monte Sacro. Inquieta pensar que este podría ser el modelo a seguir en el resto del Conjunto histórico.

       

      Las imágenes hablan por si mismas.

       

       

       

       

      Fig. 12. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

       

       

       

      Fig. 13. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

       

       

       

      Fig. 14. Obras en el Peri CA4. Antigua Puerta del Ángel

       

       

       

      El “ejemplo” del Peri CA4 de destrucción de la trama urbana superficial y subterránea de la ciudad histórica ha sido aplicado repetido en la Plaza del Par donde se construye un gigantesco aparcamiento subterráneo que hace peligrar la estabilidad de los edificios colindantes y de la Calle Sagasti. Todo ello en pleno centro de la ciudad histórica y en un solar que con anterioridad a la construcción del arsenal y de la calle Real fue un arenal.

       

       

      Fig. 15. Construcción de un aparcamiento en la Plaza del Par

       

       

       

      La construcción del nuevo auditorio de Cartagena (Fig. 16) también en terrenos ganados al mar constituye, además de una temeridad arquitectónica y de un derroche económico por los enormes sobrecostes que conlleva la ubicación elegida, un ejercicio de desprecio del patrimonio histórico. Por una parte se construye una nueva barrera entre el mar y la ciudad en una zona en la que se han invertido enormes sumas de dinero para la recuperación del propio puerto, de la muralla de Carlos III, del antiguo hospital de marina y del cuartel de Antiguones. Por otra se ignoran otras ubicaciones posibles que habrían podido contribuir a la recuperación de la ciudad histórica. Como en el caso del pabellón del Urban se desplazan infraestructuras que podrían contribuir a la recuperación urbana para dejar más espacio la especulación que en los últimos años y para mayor escarnio es liderada por el propio ayuntamiento a través de la sociedad “Casco Antiguo S.A.”.

       

       

       

      Fig. 16. Construcción del nuevo auditorio en el muelle de Alfonso XII

       

       

       

      1 1997 Comisión de las Comunidades Europeas (CCE) (1997d) La Europa de las ciudades: actuaciones comunitarias en el marco urbano. (Oficina de publicaciones de la CE.)

       

      2 El subrayado es muy importante porque es la primera y única vez en la historia de Cartagena que en un plan de estas características se habla de recuperación verosímil y completa del conjunto histórico

       

      3 Edición Especial coproducida por EUROPAN España, el Ayuntamiento de Cartagena y la Consejería de Política Territorial y Obras Públicas de la Región de Murcia Libro temático de los proyectos presentados en el emplazamiento de la "Fábrica de la Luz", en Cartagena, ciudad participante en la cuarta edición de los concursos europeos para jóvenes arquitectos.

       

      4 Punto sexto del apartado I. Ámbitos y objetivos de la Comunicación de los Estados Miembros (94/C180/02

       

       

       

       

      Índice de documentos relativos al expédiente del Arrabal de San Diego

      Nº Doc

      Año

      Documento

      Observaciones

      Enlace

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

      Prensa

       

       

       

       

       

      Galeria