Google +

Apertura de la vía administrativa en San Ginés de la Jara y ermitas del Monte Miral

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

2

ADEPA urge al ayuntamiento de Cartagena a actuar en san Ginés de la jara y las ermitas del monte Miral para impedir su destrucción

 

Hoy 23 de marzo de 2012 ADEPA ha iniciado la vía administrativa para que el Ayto de Cartagena actue de urgencia en el Monasterio de San Ginés de la Jara y en las Ermitas del Monte Miral.

 

Este requerimiento va dirigido al titular del Monasterio que es el Ayuntamiento de Cartagena, que al mismo tiempo es la entidad colaboradora de la Dirección General de bellas Artes y Bienes culturales en esta materia. ADEPA estima que en la mano del ayuntamiento de Cartagena está intervenir de urgencia en estos bienes para impedir su ruina sin menoscabo de las reclamaciones que pueda hacer a terceros.

 

 

El requerimiento se pondrá en conocimiento de la máxima autoridad regional en materia de Bienes culturales, que es la segunda instancia a la que recurrirá ADEPA en caso de inactividad del Ayuntamiento de Cartagena.

 

Adepa solicita al Ayuntamiento de Cartagena la apertura de un expediente administrativo para que el propio ayuntamiento, como titular de una parte del Bic San Ginés de la Jara, inicie obras de restauración que paralicen el expolio del mismo; y para que, como administración colaboradora de la Dirección General de Bellas artes, inste a los otros propietarios del BIC a actuar de idéntica forma.

 

A la EXCMA. SRA. ALCALDESA. AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA

El Presidente de la Asociación de Defensa del Patrimonio de Cartagena ( A.D.E.P.A.), con domicilio a efecto de notificaciones en xxxxxxxxxxxx  Cartagena, ante este órgano administrativo comparezco para exponer los siguientes

HECHOS:

PRIMERO.- Que la Asociación ADEPA en el artículo 2 de sus estatutos establece como unos de sus fines la colaboración con las diferentes Administraciones para la defensa y conservación del Patrimonio Histórico de Cartagena y su comarca, así como instar a las Autoridades a tomar medidas que tiendan a solucionar los problemas con dicho patrimonio.

Se adjunta a la presente copia de los Estatutos de la Asociación como documento número uno. 

SEGUNDO.- Que en el Registro de Bienes de Interés Cultural de la C.A.R.M., Servicio de Patrimonio Artístico, Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, Consejería de Cultura y Turismo se encuentra inventariado con el número 16.258 el Monasterio de San Ginés de la Jara y ermitas del monte Miral, sitos en el término municipal de Cartagena, Paraje del Lentiscar, debido a su “sobresaliente valor cultural”.

Por Resolución de la antigua Dirección General, antes denominada, de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas de fecha 22.10.81, fue incoado expediente de declaración de Bien de Interés Cultural a favor del Monasterio de San Ginés de la Jara y Ermitas del Monte Miral, que culminó con el Decreto del Consejo de Gobierno de esta Comunidad nº 24/92, de 28 de febrero (B.O.R.M. de 22 de abril), declaratorio de los inmuebles como B.I.C. con categoría de Monumento.

Se obvia por esta parte presentar la declaración como B.I.C. de los citados inmuebles, a cuenta del criterio recogido ampliamente en la costumbre, de la no exigencia a los ciudadanos de acreditar documentalmente los datos que constan en poder de la Administración.

TERCERO.- Dichos inmuebles y en especial el Monasterio de San Ginésse encuentran pública y notoriamente en grave riesgo de ruina como consecuencia del abandono de sus distintos propietarios por una parte y del expolio de que han sido objeto al no estar convenientemente cercados y vigilados, por la otra.

Que los citados inmuebles de incalculable valor histórico, se encuentran en un estado lamentable desde hace años.

Que existe un riesgo real de desaparición de los citados inmuebles y que cualquier demora en una actuación destinada a la intervención y saneamiento de los parámentos verticales y horizontales, sería nefasta para la conservación de dichos inmuebles.  

CUARTO.- A excepción de la intervención de urgencia que realizó subsidiariamente la Dirección General de Cultura en 1994 y cuyo coste fue asumido con posterioridad por el propietario del Monasterio D. Joaquín Meseguer, no se ha realizado ninguna intervención más en el monasterio, ni los propietarios han sido requeridos formalmente para ello por las administraciones competentes. La administración responsable de la protección de los BICS ha preferido en todo momento –a lo largo de los últimos 18 años- la vía de la negociación y del consenso que, como puede verse, ha sido totalmente infructuosa y muy negativa para estos inmuebles, que se encuentra en un estado ruinoso.

A lo largo de estos 18 años se han generado distintas expectativas de utilización y de recuperación del Monasterio que se han visto siempre frustradas y que han tenido el efecto de paralizar siempre a la administración en la requisitoria a los propietarios.

QUINTO.- La última de esas expectativas ha venido de la mano de “Hansa Urbana” que se responsabilizó de la restauración del monasterio en el marco de un convenio urbanístico en el cual cedía la titularidad del mismo al Ayuntamiento de Cartagena –que la asumió- al tiempo que elaboraba un proyecto de restauración y unas excavaciones arqueológicas, que se encuentran paralizadas en este momento.

Nos encontramos pues en una situación en la que el titular del Monasterio, al menos, es el Excmo. Ayto. de Cartagena que lo tiene convenientemente inscrito en el registro de la propiedad y al mismo tiempo dicha corporación tiene con la mercantil “Hansa Urbana” un compromiso de actuación en el monumento que esta en su obligación de exigir.

El ayuntamiento de Cartagena se encuentra de esta manera obligado a exigir el cumplimiento del convenio con Hansa por una parte, pero también se encuentra obligado  por su condición de titular del bien a actuar para evitar que la situación del BIC sea irreversible. 

SEXTO.- Somos conocedores de que el Excmo. Ayto. de Cartagena, informado por sus servicios técnicos ha instado a la mercantil “Hansa Urbana” en noviembre pasado al cumplimiento de su compromiso de restauración del Monasterio, sin que hasta la fecha se hayan iniciado ninguna actuación restauradora del mismo, ni tampoco se haya instruido expediente contra dicha empresa, a pesar de que el informe técnico resultó ser bastante apremiante y concluyente.

Siendo la realidad que a la fecha de la presentación del presente escrito no se ha intervenido en el monumento en ningún sentido.

No nos consta que hasta el momento se haya abierto expediente sancionador alguno contra Hansa Urbana pero en cualquier caso ADEPA considera que la intervención en el monasterio es de la máxima urgencia y no puede esperar –ni tiene por qué- a la resolución de la reclamación del expediente administrativo entre el Ayuntamiento de Cartagena y Hansa Urbana.

SEPTIMO.- Es por todo lo expuesto anteriormente, que se hace necesaria una actuación urgente por parte de esta Administración. Por otra parte, estimamos que el ayuntamiento de Cartagena tiene una doble obligación para intervenir de urgencia en el Monasterio de San Ginés de la Jara y los eremitorios del Monte Miral,  por su condición de titular del Bien, al menos del Monasterio, y por su condición de administración colaboradora en materia de cultura con el máximo responsable de la administración del patrimonio regional que es la Dirección General de Cultura ( Decreto de competencias de 1984).

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I.- Arts. 6.2ª y  9.2º de la Ley 4/2007 de 16 de Marzo de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia.

II.- Arts. 115 y 237. d) del Decreto Legislativo 1/2005 de 10 de junio por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Suelo de la Región de Murcia.

JURISPRUDENCIA

A)Según  Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de Marzo de 1997 los convenios gozan de una naturaleza contractual y sus efectos jurídicos son entre las partes firmantes del mismo. El incumplimiento de algún compromiso u obligación por los particulares firmantes del convenio facultará a la parte cumplidora a solicitar el cumplimiento total de la obligación, la resolución del contrato o convenio o, en cualquier caso, la indemnización de daños y perjuicios o efectos pactados (STS de 7 de Febrero de 1990)

B) Existe tal incumplimiento por parte del promotor al no haber siquiera iniciado las obras al expirar el plazo pactado siendo este incumplimiento sustancial, facultando por consiguiente al Ayuntamiento a exigir el cumplimiento inmediato o la resolución del contrato con indemnización, si procede, de daños y perjuicios. (STS de 7 de Febrero de 1990).

Por todo lo expuesto

SOLICITAMOS.- Tenga por presentado el presente escrito con sus copias, lo admita y a la vista de todo lo aquí argumentado, adopte cuantas medidas fueren necesarias destinadas a paralizar el expolio que sufren los monumentos antes descritos con carácter de urgencia, aún a su costa y, todo ello, sin menoscabo de su reclamación a la mercantil “Hansa Urbana”, en cumplimiento de sus obligaciones como titular del Bien y como Administración responsable de la custodia de los mismos.

En Cartagena a 21 de Marzo de 2012

 

 

{jvotesystem poll=|3|}

Read More