Google +

Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Ermitas del monte Miral

Ermitas del monte Miral

Tagline

By Administrator

More...
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

Ermitas del monte Miral

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El Monte Miral o Cerro de San Ginés, situado frente al Monasterio, fue lugar de meditación y retiro fuera de la cerca del Convento, incrementando su importancia conforme se iba poblando de diferentes Ermitas.

Para Julio Más, la denominación de Monte Miral, procede de la palabra ¿mineral¿, cuya explicación toma de lo escrito por el padre Franciscano Melchor de Huélamo: ¿ (...) porque están allí las minas cavadas y las herrerías de donde los fenicios y cartagineses y romanos, en otros tiempos sacaron tantas riquezas ¿.

El profesor Francisco Henares escribe acerca de las Ermitas del Monte Miral: ¿ Se construyen nueve ermitas bajo un arte sencillo que posibilita tanto el resguardo de las inclemencias el tiempo como la habitación estrechísima convertida en oratorio particular, el cielo por testigo ¿. El mismo Henares comenta, que en la época en la que el Padre Arce asumió el cargo de Provincial de la Orden, se debió pedir al Concejo de Cartagena que hiciera cesión del Monte Miral con las Ermitas o ruinas que existieran, finalmente el Concejo lo cedió todo, como consta documentalmente.

Como comenta Julio Más, existieron nueve Ermitas diseminadas por el Monte Miral: ¿Nos dicen las fuentes que había en él nueve ermitas, dedicadas sucesivamente a San Pablo, (...), San Hilarión, San Antonio Abad, a la penitente Magdalena, San Jerónimo y al Niño Bautista. (...) La octava ermita llamada de los Angeles fue erigida según la tradición por el propio Santo, ayudado por los ángeles. En el centro de ella existían dos oquedades atribuidas al roce de las rodillas de San Ginés durante sus prolongado rezos. (...) La nona y última ermita estaba dedicada a San Francisco.

Fuente de la información : Región de Murcia Digital