Google +

Sugerencias de ADEPA al avance del PEPRI de Cartagena

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Ante la Ilma. Alcaldesa de Cartagena

Excmo. Ayuntamiento de Cartagena

 Dentro del plazo de exposición pública del AVANCE DEL PLAN ESPECIAL DEL CONJUNTO HISTÓRICO DE CARTAGENA, decretado por esa alcaldía con fecha 14 de Octubre de 2002

COMPARECE

LA ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DEL PATRIMONIO DE CARTAGENA (ADEPA)

y FORMULA las siguientes sugerencias y alternativas 

Preámbulo.

ADEPA se felicita de que el Ayuntamiento de Cartagena haya empezado a dar los pasos para la elaboración de un Plan Especial del Conjunto histórico de Cartagena. Esta es una buena noticia para el patrimonio de Cartagena y un motivo de alegria para ADEPA por cuanto la elaboración del Plan Especial ha sido reclamada reiteradamente por esta Asociación.

 

ADEPA espera y desea que los documentos subsiguientes corroboren los aspectos positivos del Avance y corrijan las deficiencias que hemos observado en su análisis y que subrayamos en este informe.

 

 

1.- Aspecto jurídico del PEPRI

1.- Sugerimos anular toda referencia en el PEPRI a la Modificación 98 del PGOU de Cartagena toda vez que dicha modificación no pasó de aprobación primaria y en consecuencia es una norma inexistente, que no puede ser tenida en consideración en forma alguna por el PEPRI.

 

2.- Sugerimos, en consecuencia con el apartado anterior, el expreso reconocimiento de la existencia del llamado grado P, como ámbito y mecanismo legal vigente de preservación del patrimonio en la totalidad de la zona  afectada por el RD de declaración de Conjunto Histórico, cuyo grado de protección sigue existiendo en el PGOU para el resto del municipio, según expresamente reconoce la Corporación contradiciéndose manifiestamente en su actuar. El intento del PEPRI de sustituir en el futuro el grado P por los “Entornos” queda en nuestra opinión frustrado por el hecho de que no se traduce en mayores grados de protección para los edificios a proteger como explicaremos más adelante.

 

3.- Sugerimos que el PEPRI incluya el Arsenal en su ámbito territorial de aplicación. Creemos que a ello está legalmente obligado el Ayuntamiento de Cartagena, independientemente de la adscripción administrativa del Arsenal al servicio público de la Defensa Nacional, que incumbe a la Administración Central del Estado. Dicha circunstancia  sólo indica la existencia de una concurrencia de competencias de distintas administraciones públicas sobre un mismo bien pero sobre materias nítidamente definidas; correspondiendo en cualquier caso a la Corporación municipal el cumplimiento de redactar el  instrumento de planeamiento urbanístico y protección del patrimonio histórico que es el PEPRI en los términos y en el estricto cumplimiento del Real decreto de declaración de Conjunto histórico de Cartagena (RD 3046/1980 de 12 de diciembre. (BOE Num. 28 del 2 del II-1981) que menciona expresamente el Arsenal como zona de respeto del Conjunto histórico. Todo ello sin perjuicio de que la tutela de los bienes históricos que integran ese conjunto corresponda en un caso a la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (art. 6 LPHE) y en otro a la Dirección General de Cultura de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en virtud de las transferencias recibidas en su momento por la misma.

La propia redacción del PEPRI viene a reconocer implícita pero manifiestamente que puede incluir en su planeamiento espacios bajo tutela de otras administraciones cuando contempla como entorno histórico la Muralla del Mar o la dársena de Cartagena y se contradice en consecuencia cuando ignora el Arsenal militar que forma parte de la mencionada dársena y que contribuye a configurarla desde el siglo XVIII.

También se contradice el PEPRI cuando se permite intervenir en la zona del muro del Arsenal para cometer a nuestro juicio el grave error de suprimir arbitrariamente una parte del mismo en torno al antiguo “Cuartel de penados y rebeldes” (Modernamente “Cuartel de Instrucción”) y para reducir el grado de calificación del resto del muro a lo largo de la Calle Real.

¿Si el PEPRI no puede planificar el Arsenal en su conjunto como parecen asumir los redactores del PEPRI cómo es que si puede, en cambio, reducir la protección del muro que es en realidad la trasera de una serie de edificaciones del Arsenal que delimitaban el espacio militar del civil  como se advierte en las ilustraciones siguientes (Ver figs. 1 y 2).

 

 

Fig 1: La muralla de la rambla de Benipila y almacenes cuya trasera a la Calle Real hace de muro divisorio.

 

 

                        Fig 2. Almacenes y muro divisorio del Arsenal en la actualidad (2002)

 

Dado que el propio PEPRI parece considerarse capacitado para modificar una parte del Arsenal en torno al Cuartel de Instrucción y a lo largo de toda la calle Real no parece lógico ni consecuente que renuncie en cambio a planificar todo el resto del Arsenal, que es un bien de indudable valor histórico pues se regula en una norma, el RD de declaración del Conjunto Histórico que trae causa de la Ley de 13 de mayo de 1933, cuyo objeto o ámbito de aplicación (art. 1º) eran y son los bienes integrantes del patrimonio histórico nacional.

 

3.- Sugerimos que se contemple la presencia en los órganos de gestión del PEPRI de la Dirección General de Bellas Artes, Subdirección de patrimonio histórico, dado que es la máxima autoridad en materia de patrimonio cultural a nivel nacional y puesto que a dicha Dirección General está encomendada la tutela del Conjunto histórico de Cartagena según el RD 3046/80. También es lógico que esté representado dicho departamento de la Administración Central en los órganos de gestión del PEPRI puesto que existen en Cartagena Bienes de Interés Cultural que seguirán  bajo su tutela una vez aprobado el PEPRI (Palacio Consistorial, Dársena del puerto, Muralla de Carlos III, Arsenal, Rambla de Benipila etc.). Bienes culturales a los que pueden afectar decisiones futuras de los órganos de gestión del PEPRI.

 

4.- Por parecidas razones a las expuestas en el párrafo anterior sugerimos que se contemple la presencia de la Dirección General de Cultura de la Región de Murcia en los órganos de gestión del PEPRI toda vez que es el máximo organismo en materia de protección del patrimonio histórico y arqueológico a nivel regional y porque existe normativa específica vigente en la Región de Murcia referida al patrimonio arqueológico que no se delega en el PEPRI y que no puede ser ignorada por el Plan Especial.

 

5.- Sugerimos se tenga en cuenta la legislación arqueológica vigente en la región de Murcia en la redacción del artículo 40,2 de la Normativa del PEPRI. En dicho artículo se conceden erróneamente a la Comisión Técnica facultades sobre las excavaciones que corresponden en realidad a la Dirección General de Cultura en virtud del decreto 180/1987 de 26 de 26 de noviembre sobre normativa reguladora de excavaciones en la Región de Murcia (BORM de 4 de enero de 1988).

 

2.-Patrimonio arqueológico

 

El capítulo arqueológico nos parece con diferencia el más completo del PEPRI. En este capítulo se avanza de forma muy clara con respecto a la situación actual en la protección al menos del Patrimonio arqueológico. Ello se debe a varias razones:

 

a) Porque finalmente se reconoce que Cartagena es un yacimiento único (pág. 42)

b) Porque proclama la necesidad de excavarlo todo en las zonas A y B en las obras de nueva planta. (Art. 76,3)

c) Porque da prioridad a la cimentación por pilotaje frente a la losa armada en las obras de nueva planta. (Art 76, 3)

d) Porque establece ayudas oficiales para la excavación arqueológica (pág. 235)

e)Porque establece “recorridos e itinerarios arqueológicos” a tener en cuenta

f) Porque propone compensaciones urbanísticas de aparcamiento a la cesión de suelo arqueológico.

 

No obstante en este apartado sugerimos:

 

1.- Que se precise que tipo de pilotaje se utilizaría en sustitución de la losa armada

 

2.- Que se concrete en el desarrollo del plan el acuerdo con la Administración regional que es necesario para la financiación de las excavaciones arqueológicas y que el propio PEPRI cifra en un tercio de cada excavación.

 

3.- Que se explique porque no se excavará en las obras de rehabilitación (artículo 76.2.Pág. 42)

 

4.- Que se incorpore el seguimiento arqueológico al procedimiento a seguir en obras de la propia administración en espacios públicos. No parece lógico que se les exija a los particulares y no a la administración. (Artículo 44, 1,d)

 

3.-Patrimonio histórico

 

En el capítulo de Patrimonio histórico construido es donde lamentablemente el PEPRI manifiesta mayor inconcreción como instrumento de protección. Ello no deja de ser paradójico porque una de las razones de ser del PEPRI es responder a lo previsto en el RD 3046/1980 de declaración del Conjunto histórico.

Tenemos la impresión que el PEPRI presta más atención a las necesidades urbanizadoras y a su adaptación a la Ley del suelo que a la protección del Conjunto Histórico. Esta impresión se deduce de tres hechos principales:

 

1)                         La inconcreción de la protección que presta a los inmuebles concretos el concepto de “entorno visual” que utiliza el PEPRI y que aspira a reemplazar al “Grado P”.

2)                         La arbitrariedad al declarar “Entorno” determinadas áreas de la ciudad (el puerto y la muralla del mar) y otras no tocarlas o modificarlas a interés de la Corporación (Arsenal y muro del arsenal)

3)                         La gran concreción e incluso agresividad (Hasta seis plantas de altura) en zonas de intervención del Conjunto Histórico tales como el Monte Sacro que contrasta con la imprecisión en el resto del Conjunto histórico.

 

La decisión más “comprometida” del PEPRI que parecía ser en un principio la de empezar a hablar de entornos visuales (Pag... 52) y áreas de rehabilitación (pag.193), como sugerimos las Asociaciones de Defensa del Patrimonio y la Federación de vecinos en las alegaciones a la Modificación 98, queda relativizada por el hecho de que no se traslade a los edificios afectados los mayores grados de protección de que deberían ser acreedores. Sin dicho aumento de protección la consideración de “Entorno” es una mera declaración de intenciones que no podemos saber en que ha de quedar, máxime si se deja a criterio de la futura Comisión Técnica de gestión del PEPRI.

En este sentido entendemos que no se ofrecen alternativas al “Grado P” que sigue estando vigente como hemos indicado en el comentario al aspecto jurídico del PEPRI y tampoco da salida a la delicada situación en la que nos encontramos en relación a la protección del Patrimonio histórico urbano. Baste recordar las controvertidas decisiones que está tomando la corporación municipal al consentir demoliciones como las del Antiguo Convento de las Siervas (propiedad municipal) o la desaparición del nº 3 de la Calle Palas que no aparecía misteriosamente en la Modificación 98 y que fue demolido el pasado verano, por citar dos ejemplos de los más significativos.

En este sentido el catálogo que propone el PEPRI, aún habiendo corregido algunos errores garrafales de la Modificación 98, mantiene e incluso empeora la situación de determinados edificios que paradójicamente se encuentran situados en los entornos que el propio PEPRI establece como zonas a proteger. Cabe preguntarse por ejemplo de qué “Entorno protegido” estamos hablando si no se aumenta la protección de los inmuebles nº 22-32 de la calle Cuatro Santos en la confluencia con la Calle Palas; de los números 4 a 22 de la Calle del Aire; el número 29 de la calle del Carmen; o los edificios que quedan en  la calle Sagasta.

El catálogo sigue siendo un mero listado de edificios algo mas completo que el anterior pero que no se separa prácticamente de lo que pretendió ser la non nata“Modificación 98”, que según parece, la Corporación pretende a toda costa llevar a la práctica, aunque sea por cauces indebidos y de todo punto improcedentes.

El PEPRI realiza algunas aportaciones como la de reincorporar edificios que estaban perdidos como los números 16 a 18 de Plaza de San Francisco pero en cambio:

 

-         Sigue dejando el nº 20 de la calle del Aire sin protección;

-         El numero 1 de la C/Concepción que es igual que Lizana 2 sigue sin aparecer;

-         El numero 29 de la calle del Carmen sigue sin aparecer en el catálogo;

-         San Diego 20 sigue siendo clasificada como “conservación de elementos” a pesar de que es igual que los números 11, 13, 15 y 22 (Números 399,400, 401 y 403)

 

Donde más concreto es el PEPRI es cuando se refiere al esponjamiento y a la cirugía urbana a operar en la zona de Monte Sacro. Esa precisión choca con la inconcreción de medidas para el resto del Conjunto histórico y por ello da la impresión de que el PEPRI está más interesado por la “limpieza” que por la conservación de lo que queda de la ciudad. Se diría que todavía se siguen viendo los bienes patrimoniales como obstáculos a la expansión de la ciudad.

En la zona del Monte Sacro que es donde se proponen las actuaciones más agresivas y donde se prevén 450 viviendas (Pag 220) todo parece justificado por el saneamiento de la zona. Así por ejemplo los números 2 y 4 de la Calle Lizana bajan de protección y San Cristóbal Larga 16 sigue sin aparecer en el listado del futuro catálogo.

 

            Coherentemente con todo lo anterior sugerimos:

 

 1.- Sugerimos que se rehaga cuanto antes el “misterioso catálogo” del que tanto hablamos durante el frustrado intento de tramitación de la llamada “Modificación 98” y que al parecer ha desaparecido definitivamente para que podamos saber que es lo que debe ser protegido y que no. 

 

2.- Sugerimos que se materialice en dicho catálogo el aumento de protección que deben tener los edificios que pertenezcan a un entorno. Es decir que se de contenido y concreción a la calificación de “entorno protegido”. En modo alguno puede quedar dicha decisión a criterio de la comisión técnica. Para dejarlo a criterio de la Comisión Técnica no hace falta un PEPRI;

 

3.- Sugerimos que se incorpore al catálogo todo el muro del arsenal, así como éste mismo, y el tramo de muralla de la rambla de Benipila desde el puente del Barrio de la Concepción hasta el castillo de Galeras que cierra el perímetro de la ciudad por el oeste porque así lo indica el Real decreto de declaración de Conjunto histórico de Cartagena (RD 3046/1980 de 12 de diciembre. (BOE Num. 28 del 2 del II-1981).

 

4.- Sugerimos que se incorpore el Arsenal a los entornos que rodean el Conjunto histórico que se indican en el artículo 94, apartado 3 junto con el Puerto y la muralla del mar

 

5.- Sugerimos que se concrete como se protegen los elementos del catálogo que se consideran dignos de protección y que se especifique para qué y donde se van a conservar.

 

6.- Sugerimos que se limite el número de plantas en las zonas de reurbanización a bajo mas tres.

 

7.- Sugerimos que en la página 49 de la normativa, en el artículo 87 sobre régimen del grado 1: protección integral, en el apartado 3 se incorpore la palabra “originales” detrás de “materiales y elementos constructivos” como indica la Ley de Patrimonio Histórico para las reconstrucciones.

 

8.- Sugerimos la misma incorporación en el apartado 4, b del artículo 86

 

9.- Sugerimos que se revisen en el listado del catalogo todos los edificios mencionados en este apartado como ejemplos.

 

4.-Análisis del aspecto económico del PEPRI

 

En el aspecto económico del PEPRI opinamos que hay demasiadas medidas previstas de carácter urbanístico pero pocas sociológicas y de tipo económico para reactivar el casco. En conjunto el PEPRI contempla la posibilidad de construir 10.000 viviendas  en el Conjunto histórico. Lo que nos parece excesivo.

Aun comprendiendo que se trata de un avance quedan demasiadas cosas por concretar y algunas son muy importantes para entender cuales son los derroteros del PEPRI. No se concretan por ejemplo las secciones 1 a 4 del capítulo I, que se refieren a la estructura y división del territorio. Tampoco se especifica como se va a realizar el desarrollo del plan especial, el contenido del derecho de la propiedad o la disciplina urbanística. Tampoco se desarrolla el Capitulo V, del fomento de las actuaciones, o el VI protección del medio ambiente.

  

Por todo ello Sugerimos

 

1.- Que se concrete como se va financiar el PEPRI

 

2.- Que se diga cómo se van a administrar las propiedades públicas en el ámbito del PEPRI;

 

3.- Que se especifique como va a intervenir la iniciativa privada;

 

4.- Que se indique que otras intervenciones concretas a parte del Monte Sacro se van a llevar a cabo

 

5.- Que se especifiquen medidas sociológicas y de apoyo a la población del Conjunto histórico

 

5.-Participación ciudadana en el PEPRI

 

ADEPA ya hizo constar al principio de esta exposición pública su malestar por la forma en que se había llevado a cabo la consultade la fase de avance.

El derecho de los ciudadanos a la participación en la elaboración de las disposiciones de carácter general que les afecten es una norma básica en un Estado que se define como democrático como establece la Constitución Española de 1978.

Por ello y desde un espíritu constructivo ADEPA sugiere que las relaciones con el equipo redactor sean más fluidas como lo han sido esporádicamente hasta ahora y de cara a la posible aprobación del PEPRI que se contemple la audiencia a un consejo asesor de patrimonio en el que los ciudadanos puedan hacer oír su voz en materia tan sensible como prevé la Ley de Patrimonio histórico.

 

En virtud de todo lo expuesto, y de conformidad con el artículo 86.3 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, SOLICITAMOS:

Primero.- Que se admita este escrito de alegaciones, y que se incorporen al desarrollo del PEPRI.

Segundo.- Que se proceda a rehacer el Catálogo de edificios protegidos con criterios formales y conceptuales previamente definidos, y que esta labor la lleve a cabo un equipo de profesionales multidisciplinar que subsane los errores y deficiencias anteriormente expuestos, para que esta nueva actuación redunde efectivamente en el interés público local.

Tercero.- Mientras se lleva a cabo esta modificación, solicitamos, conforme a lo expuesto, el mantenimiento efectivo del Catálogo anterior y la suspensión de licencias de demolición como medida cautelar, que asegure la evitación de prácticas fraudulentas durante el proceso de elaboración del nuevo Catálogo y la redacción y aprobación del PEPRI.

Cuarto.- Que en cualquier caso, se dé a estas alegaciones una respuesta razonada.

 

En Cartagena, dieciocho de diciembre de 2002

 

 

 

Juan-Miguel Margalef

Presidente de ADEPA.